Historia

16.05.2013 - 16:07

La idea del Arquitecto Artucio, de conformar el museo del azulejo, surge en base a que los azulejos utilizados en el Uruguay, aproximadamente desde el año 1790 hasta 1930, eran todos importados de diferentes países, lo que dio como resultado una enorme variedad de estilos, técnicas y formatos.

La colección más relevante del Museo es la que corresponde a los azulejos estanníferos franceses del siglo XIX de la villa de Devres. Los fabricantes de dicha villa se dedicaron fundamentalmente a la exportación, especialmente a los puertos de Montevideo y Argel. Por este motivo en Montevideo es donde se pueden ubicar la mayoría de los azulejos producidos en esa localidad.

El Museo fue creado el 5 de noviembre de 1997 por convenio celebrado entre la Intendencia de Montevideo, el Arq. Alejandro Artucio y Metzen y Sena S.A. en calidad de patrocinador. Fue inaugurado en diciembre de 1998 en la calle Cavia 3080 con una colección de 1500 azulejos. Dicho acervo fue donado a la intendencia de Montevideo en setiembre de 2004.

El 16 de diciembre de 2009 se inauguró la nueva sede en la calle Yí 1444, donde es posible exhibir los 4500 azulejos que actualmente componen la colección. Esta muestra es el fruto de 45 años de búsqueda y rescate de piezas que forman parte de nuestro patrimonio cultural.
En el transcurso de los años la colección se ha visto aumentada por numerosas donaciones particulares.

Historia del azulejo

Los azulejos son piezas de cerámica vidriada, muchas de ellas verdaderas pequeñas obras de arte que se utilizaron desde épocas muy lejanas para embellecer o complementar las obras de arquitectura. Estas piezas de azulejería aparecen en revestimientos y ornamentación. Existen diferentes teorías respecto al origen exacto de los azulejos, pero sí se tiene la certeza de que la cerámica vidriada en la antigüedad fue una técnica casi exclusiva de Oriente.

Sin considerar la posibilidad de existencias anteriores en la India o en la China, los primeros azulejos conocidos son de Egipto y Mesopotamia y aproximadamente de 4.500 a 5.000 años atrás.

Fueron los musulmanes que se encargaron de trasmitir estas técnicas del viejo Oriente a Europa, y lo hicieron a través de España. Recién en el siglo XIII aparecen azulejos españoles cristianos fundamentalmente en Sevilla y Valencia.

Técnicas de decoración de la mayoría de los azulejos que se exhiben en el Museo.

El conocimiento de las diferentes técnicas es fundamental para una correcta apreciación de los azulejos. El azulejo es una pieza de barro cocido llamada bizcocho, generalmente rectangular. Una de sus caras se decora mediante diferentes técnicas y con un acabado vidriado.

Compartir